Sanación Reconectiva

La Sanación Reconectiva  es un retorno a un estado óptimo de equilibrio. Es el resultado de la interacción con el amplio espectro de la Sanación Reconectiva, que está constituido de energía, luz e información.

Su primer elemento básico es la energía. La energía es todo de lo que estamos hechos de manera orgánica, nuestra esencia y nuestro cuerpo físico real.

La luz es la resonancia y la comunicación dentro de estas frecuencias entre el Universo y nosotros.

La información llega a través de la propia interacción e incorporación con la energía y la luz.

Es tangible, medible ... tu puedes realmente sentirlo.

La Sanación Reconectiva trasciende completamente las técnicas de curación de energía tradicionales , ya que nos permite dejar de lado el concepto y enfoque de la técnica en sí. No es ni una terapia ni un tratamiento, ya que no se centra en los síntomas. Es algo más, mucho más. En la Sanación Reconectiva no se diagnostica o trata. Simplemente interactuamos con las frecuencias de la Sanación Reconectiva, dando lugar a curaciones que con frecuencia son instantáneas y tienden a durar toda la vida.

Mientras que la ciencia continúa explorando cómo funciona, la Sanación Reconectiva ha sido confirmada y documentada en más de una docena de estudios internacionales.

Cuando las frecuencias de la Sanación Reconectiva interactúan con la energía de nuestro cuerpo, emitimos y vibramos en un nivel más a alto. Esto ha sido mostrado para reestructurar nuestro ADN, resultando en la emisión de los niveles más altos de luz bio-fotónica medibles.

El Profesor emérito de Stanford Dr. William Tiller dice que cuando la información transportada a través de las frecuencias de la Sanación Reconectiva es presentada, se produce la coherencia y el orden. En otras palabras, una mayor armonía y equilibrio dentro de nosotros, trayendo consigo la sanación física, mental y espiritual.


La Reconexión y La Sanación Reconectiva actúan a nivel del ADN, (reparando, modificando o alterándolo si es necesario) porque la energía circula por nuestros canales, se reparte por todo el organismo. Cuando se produce algún desequilibrio tanto a nivel físico, emocional, mental o espiritual, nuestro cuerpo lo sufre y puede llegar a enfermar si la actitud es duradera, es una llamada a que necesitamos una reorientación, un cambio. Por este motivo el terapeuta sanador o reconectador ayuda a que este equilibrio se restablezca, y a continuación se inicia un proceso personal e intimo de cada persona, para poder evolucionar e integrar la nueva información que ha experimentado en las sesiones, llevando a las personas al equilibrio original, realineando sus meridanos con los mediríamos terrestres (líneas axiatonales).

Las sesiones son para todas las personas que tengan la necesidad de sanar cualquier aspecto dentro de los niveles físico, mental, emocional o espiritual. O simplemente para equilibrar u ordenar su vida.

En ambas, tanto en la Sanación Reconectiva como en la Reconexión, no se toca a la persona, solo se trabaja a nivel energético, eliminando los bloqueos para que vuelva a fluir la energía Universal. En principio con las Sanaciones Reconectivas se prepara a la personas mediante este sistema energético y los cambios que efectivamente se producirán para que si lo siente pueda acceder a la Reconexión.

En la Sanación Reconectiva se recomienda realizar de 1 a 3 sesiones durante un período variable dependiendo de cada persona. El efecto permanece tiempo después (puede que hasta meses después). Las sesiones de Sanación Reconectiva se pueden realizar también a distancia y son eficaces también sobre animales o plantas e igual de efectivas a las realizadas en persona. En estas sesiones no hay música, inciensos ni otros recursos, la persona no tiene que quitarse ninguna prenda o reloj, pulseras, pendientes etc.… Solo es necesario una camilla, la persona y la presencia del sanador para que las frecuencias actúen por si solas, dejando que suceda lo que tenga que ocurrir. Se pretende que las sensaciones sean puras sin intervención de cualquier otro medio por ello se aconseja no usar / llevar perfume. Tu facilitador tomará tus datos personales y resolverá tus dudas al inicio de la sesión, después te quitarás solamente los zapatos y tumbado en la camilla vestido deberás cerrar los ojos y relajarte. Nunca se toca el cuerpo de la persona. Al terminar el tiempo de la sesión que suele ser entre 30 – 45 minutos aunque el proceso completo, incluyendo la etapa de consultas,
dura aproximadamente 1 hora. El facilitador tocará tu hombro para que te incorpores lentamente y solitará compartir tu experiencia personal (si lo deseas).

Una sesión de Sanación Reconectiva solo es un primer paso en este proceso de las nuevas frecuencias de sanación y es totalmente diferente a cualquier otra (Reiki, Magnified Healing, Qi Qong, Okuni, etc.). Lo sentirás…

Después de recibir una sesión el proceso de evolución y transformación personal se acelera y se hace más consciente a través del propio cuerpo.

No se pretende curar una enfermedad, ni de tratar síntomas específicos, porque trabajamos con la energía inteligente y ésta actúa allí donde lo cree mas adecuado, aunque hay casos de curaciones de diversas enfermedades o malestares frecuentemente.

La Reconexión, a diferencia de la sanación Reconectiva se realiza una sola vez en la vida, en 2 sesiones de forma presencial en días consecutivos, con un intervalo mínimo de una noche o máximo de 72 horas para descansar y una vez recibido el proceso es imparable. Tu evolución ha comenzado.

Aunque La Reconexión y La Sanación Reconectiva son procesos completamente separados y ligados entre sí, para conseguir los mayores beneficios, se recomienda que las sesiones de La Sanación Reconectiva y las sesiones de Reconexión se hagan por separado, dejando transcurrir un tiempo entre ellos.

La diferencia entre La Sanación Reconectiva y La Reconexión es, solamente la INTENCIÓN. Mediante la Sanación Reconectiva y la Reconexión se actúa en los cuatro niveles: física, mental, emocional, espiritual. En muchos casos es acompañado de la sanación de la enfermedad.


Hay que dejar claro que estas frecuencias no son terapias, y no se debe abandonar el tratamiento existente. El proceso de auto-sanación se pone en marcha y mediante los tratamientos médicos actúa de manera más rápida e incluso puede que sea necesario disminuir el tiempo de tratamiento. Los practicantes de La Reconexión no dan prescripciones ni contradicen las prescripciones de un facultativo medico.